Aprendizaje transformativo en un contexto líquido

Aprendizaje transformativo en un contexto liquido - Carlos Bejarano
Aprender a desaprender es el inicio de una transformación de acciones críticas

Muchos de nosotros conocemos y hasta hemos vivido los tradicionales problemas que enfrenta la educación primaria y secundaria de Costa Rica.

En la actualidad sea como ciudadanos, padres o tutores de un o una menor, tenemos la noción de que uno de los principales problemas educativos que enfrentan la niñez y la juventud, son los enfoques aplicados a la planificación y el desarrollo práctico de los contenidos educativos.

En 1985 un grupo de primer grado con más de 30 niños y niñas comenzamos los estudios de primaria en la sección 1-2 de la Escuela México ubicada en Barrio Aranjuez, la verdad yo sólo sabía que comenzaría a aprender cosas nuevas y que esto era la continuación de mi paso por el kinder.

En mis primeros años de escuela aprendí que el agua era un recurso inagotable igual que el aire, conocí el significado de muchas nuevas palabras y descubrí las operaciones matemáticas básicas.

También y de manera más inconsciente se generaba el hábito de aceptar que mi desempeño fuese calificado, que los recreos eran mi tiempo de descanso para luego retomar, desde luego era parte de una organización y estábamos todos, incluyendo personal docente y administrativo, sometidos a la autoridad de una jerarquía.

Freire define la burocratización como un proceso de adaptación que consigue arrebatar al ser humano su capacidad
de asombro, su capacidad de preguntar, de crear riesgo, y, por tanto, que lo desalienta de usar su capacidad de crear, transformar y reinventarse (Freire y Faundez, 2018), citado por Niño, Y. (2019). Problematizar lo humano en educación. La dimensión política y el concepto de pensamiento crítico en la pedagogía de Freire y Giroux. Pedagogía y Saberes, 51, 133–144.

Lo anterior es algo más que sabido, pero no está de más recordarlo y aunque la idea no es replicar lo que reconocidos teóricos ya han plasmado sobre este tema en múltiples artículos, sirve de punto de inflexión para dirigir este post hacia el enfoque deseado.

¿Desempeño, inmersión o construcción?

Estoy seguro de que las autoridades del Ministerio de Educación Pública (MEP) tienen muy claras las causas de la problemática educativa así como muchas soluciones efectivas que podrían aplicar, pero la naturaleza de las cosas tienen otra índole.

Por lo que es importante recobrar el valor de las corrientes educativas y actualizar sus enunciados a los tiempos modernos, tal es el caso del aprendizaje transformativos.

También puede leer Renovar los valores que rigen la docencia

En primer lugar, el aprendizaje transformativo implica volvernos críticamente conscientes de cómo y porqué las estructuras psicoculturales y sus supuestos modelan la manera en que nos percibimos a nosotros y a nuestro entorno. Tomado de lanuevarutadelempleoargentina.wordpress.com escrito por Diego Méndez.

Méndez indica que este enfoque desafía a las personas a evaluar, analizar y cuestionar su sistema de valores y visión del mundo para modificarlas a través de la experiencia lo que conduce a un cambio profundo de nuestros pensamientos, sentimientos y acciones. El aprendizaje final se produce cuando es posible unir el pensamiento crítico con acciones críticas. 

En retrospectiva me es fácil identificar los aprendizajes conscientes que junto a mis compañeros y compañeras aprendíamos a mediados de los 80’s y desde luego también de los factores que aprendí de manera menos consciente, pero sin duda, con significativo impacto.

Durante la segunda mitad de educación primaria y la etapa inicial del colegio, se tornaba más claro el objetivo de mi educación, prepararme para mi vida laboral el desarrollo humano, sería lo pudiese conseguirse.

Entonces ¿Cuáles son los objetivos que persigue la educación en la actualidad?, buscan dotar de las habilidades mínimas necesarias a las personas, que les permitirá desempeñarse en un contexto del que no se tiene certeza alguna.

Por otro lado, creo que todos y todas esperaríamos que estos objetivos generen destrezas suficientes para la inmersión activa de las personas en el desarrollo del contexto social, laboral y también educativo.

En un plano ideal y casi perfecto, la planificación educativa en todos los niveles formales, deberían tener como meta común, dotar del sentido crítico necesario a las personas para construir los modelos educativos necesario de acuerdo al contexto en el que se desenvuelve la humanidad, tan cambiante, tan impredecible y tan líquido, como las interacciones humanas actuales.

Cada marzo después de 1985, las conversaciones de mis compañeros y compañeras de la 1-2, se centraban en lo que habíamos hecho durante las vacaciones, porque al final, lo que más nos llena es lo que disfrutamos y parece que es el ingrediente primordial que no debe faltar en nuestra misión y práctica docente. Gracias por leerme.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Mis redes sociales

Miércoles para emprender - Podcast
Suscribase a mi Canal de YouTube

Suscríbase a este blog por correo electrónico

Introduzca su correo electrónico para suscribirse a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Síganos

Marketing digital ejecutivo Carlos Bejarano Chacón